lunes, 16 de enero de 2012

COLECTIVO DE ALUMNOS CON LOS QUE TRABAJAMOS


ALUMNOS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL

Los niños en situación de discapacidad intelectual se caracterizan por presentar limitaciones significativas en su funcionamiento intelectual, en la conducta y en las habilidades adaptativas a nivel conceptual, social y práctico.
Las características que se observan en el comportamiento del niño con discapacidad intelectual, pueden ir desde las más leves hasta dificultades más profundas:
1. Inestabilidad en la atención y concentración.
2. Desequilibrios posturales y torpeza.
3. Desorganización espacio temporal que dificulta el uso adecuado de los objetos.
4. Limitación en el lenguaje y la comunicación.
5. Impulsividad.
6. Temor ante la pérdida de sostén.
7. Bajo nivel de frustración.
8. Dificultad o ausencia de fijación de la mirada y/o de respuesta a un estímulo sonoro.
9. Presencia de movimientos y gestos estereotipados y repetitivos.
10. Posturas cerradas con presencia de repliegues hacia el propio cuerpo.
11. Dependencia en la ejecución de las actividades de la vida cotidiana.
12. Imposibilidad de acceder al juego.
13. Ausencia de control de esfínteres.

Nosotros, como maestros especialistas en la Audición y el Lenguaje, trabajamos los siguientes aspectos:
  • Propiciar en el niño y la niña el descubrimiento y conciencia de su propio cuerpo para afianzar su identidad e individualidad.
  • Estimular la percepción visual, auditiva, corporal, espacial y temporal.
  • Promover el desarrollo cognitivo a través de actividades significativas, metódicas y precisas según la escala de desarrollo del pensamiento.
  • Enseñar al niño a jugar, mostrándole la función y uso de los diferentes juguetes y material didáctico; despertando en él la curiosidad, espontaneidad, creatividad e imaginación.
  • Incentivar procesos de pensamiento: atención, memoria, concentración, procesamiento de información, -identificación, discriminación- para generar en él ideas, conceptos, juicios y razonamientos.
  • Mediante la observación, manipulación y exploración de diferentes elementos cotidianos, crear en él niño la conciencia de su entorno inmediato y lo conduce a descubrir el funcionamiento y uso de cada uno de ellos.
  • Estimular, desarrollar y potencializar el proceso del lenguaje oral.
  • Eliminar esteriotipias que dificultan la producción del lenguaje.
  • Crear rutinas de trabajo y generar en el niño independencia en la realización de sus tareas.
  • Estimular en el niño la expresión adecuada de emociones, sentimientos y deseos.
                                                                   ALUMNOS CON AUTISMO
Es un síndrome de disfunción cerebral caracterizado por una distorsión del sistema Sensoperceptivo que afecta todas las áreas del desarrollo generando trastornos cualitativos de la relación y la comunicación y patrones de conducta, interés o actividad restrictivos, repetitivos y estereotipados.
Dependiendo del momento de aparición, de la intensidad del problema y del área o sistema afectado, podemos identificar diferentes niveles dentro de lo que se conoce como Espectro Autista.

Nuestra labor es:
  • Propiciar en el niño y la niña el descubrimiento y conciencia de su propio cuerpo para afianzar su su identidad e individualidad.
  • Estimular la expresión adecuada de emociones, sentimientos y deseos.
  • Promover en el niño la exploración del entorno, brindándole la oportunidad de observar, sentir y manipular diferentes materiales y juegos enseñándole el uso y función de cada uno de ellos.
  • Centrar la enseñanza en actividades que tienen una estructura lúdica (juego-placer) focalizada en organizar las estructuras del Desarrollo Evolutivo.
  • Usar el juego como herramienta para que el niño “entienda”, “organice”, “construya” e “invente”.
  • Redireccionar los comportamientos alterados del niño mediante estímulos que le generen “placer”, hacia actividades que en primera instancia le permitan “organizarse senso-perceptualmente”
  • Despertar el interés del niño por actividades que permiten fomentar procesos de pensamiento (identificación, discriminación) y que generan en él ideas y conceptos.
  • Estimular, desarrollar y potencializar el proceso del lenguaje oral.
  • Desarrollar la comprensión de las situaciones sociales.
  • Crear rutinas de trabajo y genera en el niño independencia en la realización de sus tareas.
  • Enseñar al niño a convivir y compartir con un grupo social.
                                                         ALUMNOS CON SÍNDROME DE DOWN

El Síndrome de Down es una alteración genética, ocasionada por la presencia de un cromosoma 21 adicional, bien en el espermatozoide, bien el en óvulo. La mayoría de los niños y niñas con Síndrome de Down, tienen un cromosoma extra en el par 21 de todas las células; entre un 3% y un 4%, el cromosoma 21 adicional se une a un cromosoma de otro par cromosómico -translocación-; y entre el 1% y 2% son mosaicos, es decir, solo algunas células son trisómicas, en tanto que el resto son normales.
Sin embargo, el tipo de estructura cromosómica no determina la existencia de diferencias sustanciales en las características físicas, bioquímicas y estructurales del sistema nervioso. Los niños con la forma en mosaico, pueden estar menos comprometidos en algunas áreas del desarrollo, pero presentan un perfil similar en lo que respecta a dificultades de lenguaje y aprendizaje. La incapacidad intelectual puede variar de leve a profunda; sin embargo la mayoría funcionan en un grado de leve a moderado.
La experiencia ha demostrado que con una intervención precoz desde los primeros meses de vida, y con una adecuada y constante labor formativa, se puede lograr una disminución de los problemas físicos y un mayor desarrollo de las capacidades intelectuales, favoreciendo una mejor integración social y una mayor calidad de vida.
Los niños y niñas con Síndrome de Down progresan más lentamente en todas las áreas del desarrollo, pero con una intervención efectiva, existe un progreso constante; continuamente adquirirán nuevas habilidades; a menos que, además del S. de Down tengan otro trastorno (sensoriales, visuales, pérdida auditiva conductiva, anormalidades cardiacas, hipotiroidismo, demencia, etc). Las actitudes y las oportunidades, influyen en el desarrollo de los niños y niñas con Síndrome de Down a lo largo de la vida.

Nuestra labor es:
  • Partiendo de la etapa de pensamiento en que se encuentre el niño, de sus necesidades e intereses, posibilitar al máximo el desarrollo de sus aptitudes intelectuales y escolares, a través de actividades significativas.
  • Mejorar el funcionamiento intelectual, incrementando en el niño su capacidad de atención, memoria, procesamiento y almacenamiento de información.
  • Potenciar el aprendizaje mediante la observación, exploración y manipulación de objetos y material didáctico para su análisis, a partir del diseño de experiencias que permiten al niño descubrir, interiorizar y formar su propio conocimiento.
  • Intervenir en el proceso del lenguaje y la comunicación, eliminando las posibles alteraciones y malos hábitos que dificultan la producción del lenguaje.
                                                ALUMNOS CON DISCAPACIDAD MOTORA
Los niños en situación de discapacidad motora, presentan encefalopatías no progresivas, que pueden tener su comienzo antes del parto o durante él, o en la infancia temprana, y que obstaculiza o impide el desarrollo motor normal. Tienen una serie de características físicas, derivadas directa o indirectamente de su alteración neurológica. Logran ciertas habilidades motrices en forma más lenta y/o distorsionada e incluso es posible que no las adquieran. Además pueden tener otras alteraciones del Sistema Nervioso Central que originen convulsiones, comprometan sus sentidos especiales, su capacidad de aprendizaje y razonamiento, su conducta y sus relaciones interpersonales.



Algunas de las características del desarrollo de estos niños, son susceptibles de “mejoría” o progreso y pueden llegar a ser superadas, si se dispone de todos los medios, recursos y apoyos adecuados.

Es labor nuestra:
  • Partiendo de la etapa de pensamiento en que se encuentre el niño, de sus necesidades e intereses, posibilita al máximo el desarrollo de sus aptitudes intelectuales y escolares, a través de actividades significativas.
  • Mejora el funcionamiento intelectual, incrementando en el niño su capacidad de atención, memoria, procesamiento y almacenamiento de información.
  • Potencia el aprendizaje mediante la observación, exploración y manipulación de objetos y material didáctico, a partir del diseño de experiencias que permiten al niño descubrir, analizar, interiorizar y formar su propio conocimiento.
  • Usa el juego como herramienta para que el niño “entienda”, “organice”, “construya” e “invente”.
  • A través de piezas de información visual ordenadas por categorías -Bits de Inteligencia- favorece en el niño y la niña la adquisición de conocimientos.
  • Trabajar en el correcto desarrollo del lenguaje oral, eliminando alteraciones significativas.
                                               ALUMNOS CON TRASTORNOS DE APRENDIZAJE

Con gran frecuencia existen niños que no pueden superar de una manera satisfactoria los planes de educación regular, ya sea porque presentan déficit de atención, hiperactividad, trastornos en el desarrollo del lenguaje, retrazo en la maduración de su motricidad fina y/o dificultad en la adquisición de destrezas cognitivas. El 90% de ellos ven disminuida su capacidad por falta de una adecuada canalización de su potencial durante sus primeros años de vida, en los cuales las estructuras y funciones cognoscitivas (la forma como el niño organiza su conocimiento y utiliza su inteligencia) se establecen de forma fundamental.

Nuestra labor es:
  • Evaluar y establecer el origen de la dificultad en el aprendizaje: percepción visual, auditiva, espacial y/o corporal. A partir de esa causa, plantea las posibles soluciones.
  • Mejorar procesos de atención, concentración, memoria, comprensión, abstracción, análisis, síntesis, juicios y razonamientos; permitiendo al niño un buen desempeño frente a las exigencias de la educación regular.
  • Trabajar en el correcto desarrollo del lenguaje verbal.
  • Acorde a los logros exigidos en su colegio, nivelar al niño, eligiendo actividades que refuerzan sus conocimientos y lo motivan a adquirir nuevos conceptos.
  • Trabajar en dificultades como: confusión de letras con grafía similar o punto de articulación común, inversiones, omisiones, sustituciones, contaminaciones, salto de renglones, retrocesos y pérdida de la línea al leer.
  • Establece rutinas y hábitos de estudio.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada